Romper Lápices o Crayolas

Algunos estudiantes experimentan una retroalimentación deficiente o incompleta de sus músculos o articulaciones.

Los lápices, plumas o crayolas de estos estudiantes,  a menudo se rompen por presionarlos fuerte hacia abajo. También pueden romper las hojas al borrar enérgicamente.

Es frecuente que les rompan a otros niños sus lápices, frustrándolos.

Si observas que el niño usa en exceso el sacapuntas, ten en cuenta que él puede ser uno de esos niños que recibe pobre estimulación en sus músculos y articulaciones.

Soluciones:

  • Use lápices y plumas de alta resistencia que tienen menos probabilidades de romperse bajo una fuerte presión.
  • Si tiene la edad suficiente, puedes animarlo a usar un bolígrafo que le da una opción que puede ser menos frustrante.
  • Considere hacer que cambie a un “lápiz mecánico”. Puede ayudar a crear conciencia sobre la cantidad de fuerza que se ejerce sobre la escritura.
  • Si es posible, utilice un papel más pesado lo que dificulta que se rompa fácilmente al borrar
  • Permítete que cometa errores al escribir sin penalizarlo en lugar de borrarlos.
  • Si tiene la edad suficiente, permítete utilizar un instrumento de teclado en el aula, y le ofrecen la oportunidad de entregarlos corregidos.
  • Si recibe apoyo con alguna terapia coméntale al terapeuta para que conozca el problema; él o ella podrán ofrecer alternativas para trabajar en una solución.